Noticia

25.03.2019

Día Mundial Del Riñón: Enfermedades Frecuentes

Desde el 2006, cada segundo jueves de marzo, se celebra el Día Mundial del Riñón, instaurado por la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) por sus siglas en inglés, y la Federación Internacional de Fundaciones Renales, con el objetivo de concientizar sobre enfermedades renal, causas y prevención. [1]

Los riñones son órganos muy importantes dentro de nuestro organismo, cumplen con la función de filtrar la sangre que proviene de las arterias renales para eliminar el exceso de agua, sal y desechos del cuerpo.[2]  Además, ayudan a controlar la presión sanguínea y a mantener los glóbulos rojos, al producir una hormona llamada eritropetina.

Dentro de las complicaciones que existen para el ser humano, el cáncer de riñón es uno de los más comunes. Empieza cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada y a esparcirse en el cuerpo. Existen varias categorías de cáncer de riñón, algunos son mucho más comunes y pueden afectar a cualquier persona. En su gran mayoría el cáncer afecta adultos, pero el tumor de Wilms es un tipo de cáncer de riñón que por lo general se presenta en niños menores de 5 años.[3]

Dentro de las categorías de cáncer de riñón, existe el cáncer de células renales, también conocido como adenocarcinoma de células renales. Es el tipo de cáncer más común. Por cada 10 casos de cáncer de riñón, 9 tiene cáncer de riñón carcinomas de células renales. Este tipo de cáncer por lo general ataca con un solo tumor, sin embargo, algunas veces se encuentran dos o más tumores.[4]

El segundo cáncer de riñón con mayor incidencia es el carcinoma papilar de células renales. Se caracteriza por forman proyecciones pequeñas llamadas papilas, parecidas a dedos en el tumor. El tercer tipo de cáncer con mayor incidencia en esta categoría es Carcinoma renal de células cromófobas que se presenta en un 5% de la población. [5]

Es importante reconocer que al menos un tercio de todos los casos de cáncer se pueden prevenir. Existen factores que promueven el desarrollo del cáncer en cada persona como el tabaquismo. Según American Cancer Society (ACS), el 30% de hombres y el 25% de mujeres sufre de cáncer de riñón por fumar tabaco. Se considera que este hábito nocivo duplica el riesgo de padecerlo. [6]

También se determinó que los hombres tienen de dos a tres veces más posibilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de riñón. La edad promedio para desarrollar este tipo de cáncer es entre los 50 y 70 años de edad. Otro factor determinante es la nutrición y peso. La obesidad causada por un alto contenido de grasas o la presión arterial, pueden ser vitales para el desarrollo de la enfermedad.[7]

Muchas veces, el uso inadecuado o automedicación de ciertos medicamentos puede incrementar el riesgo de tener cáncer de riñón. Finalmente, los antecedentes y parientes de primer grado con cáncer de riñón, como padres hermanamos o hijos tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Algunos de los síntomas que puede causar el cáncer de riñón son:[8]

  • Los cánceres de riñón en etapas iniciales por lo general no casan ningún signo, cuando el cáncer está más avanzando se empiezan a presentar diferentes signos como sangre en la orina (hematuria)
  • Dolor en un lado de la espalda baja (no causado por una lesión)
  • Una masa o protuberancia en el costado o espalda baja
  • Cansancio (fatiga)
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso sin hacer dieta
  • Fiebre que no es causada por alguna infección y que no desaparece
  • Anemia (bajos recuentos de glóbulos rojos)

Otra de las complicaciones que generan las enfermedades renales crónicas, es la anemia, que se asocia con una disminución en la calidad de vida de los pacientes, así como con un aumento de la morbimortalidad y de progresión de la misma enfermedad. En pacientes con enfermedades renales crónicas, la anemia se define como la situación en la que la concentración de hemoglobina (Hb) en sangre se encuentra 2 desviaciones estándar por debajo de la concentración media de Hb de la población general, corregida por edad y sexo.[9]

La principal causa de anemia en la ERC es la producción inadecuada de eritropoyetina endógena, hormona que actúa sobre la diferenciación y maduración de los precursores de la serie roja, aunque en los últimos años se han reconocido otros factores que contribuyen a ella, como una respuesta eritropoyética disminuida de la médula ósea debido a las toxinas urémicas y al estado inflamatorio, la disminución de la disponibilidad de hierro para la eritropoyesis y el aumento de los niveles de hepcidina, una vida media de los hematíes acortada o déficits vitamínicos (vitamina B12 o ácido fólico), entre otros.[10]

Actualmente, para combatir esta deficiencia causada por las enfermedades renales, existen fármacos que estimulan la eritropoyesis, que pueden ayudar al mantenimiento del paciente, mientas se trata la afectación renal.[11]

Por otro lado, en cuanto al cáncer, se han desarrollado medicamentos para proporcionar opciones terapéuticas innovadoras destinas a ayudar al sistema inmunitario del propio paciente para combatir el cáncer.