Tratamiento

Los medicamentos contra el VIH inhiben la multiplicación del virus en las distintas fases de su ciclo reproductivo. Se utilizan siempre en forma de tratamiento combinado(politerapia):

  • Los inhibidores de la retrotranscriptasa (también llamados «inhibidores de la transcriptasa inversa») inhiben la transcripción de la información genética del virus desde el ARN hacia el ADN. Impiden, por lo tanto, un proceso destinado a incorporar el material genético del virus en el material genético de la célula infectada.
  • Los inhibidores de la proteinasa (también llamados «inhibidores de la proteasa») impiden que el virus pueda disponer de las proteínas necesarias para infectar a otras células. Se forman nuevos virus, pero incapaces ya de infectar a nuevos linfocitos.
  • Los inhibidores de la fusión impiden la entrada del VIH en las células humanas y, por lo tanto, protegen a éstas de la infección.

La combinación de al menos dos de estos medicamentos suele bastar para inhibir la multiplicación vírica, de modo que la viremia (o carga vírica) se mantenga en valores indetectables. Para ello es muy importante que el paciente siga estrictamente el tratamiento según la prescripción facultativa. La capacidad del VIH para variar con rapidez lleva con frecuencia a la aparición de resistencias y resistencias cruzadas. Por eso es muy importante que prosiga de forma ininterrumpida la investigación y el desarrollo de nuevos antivíricos con distintos mecanismos novedosos de acción.