Predisposición genética

La diabetes de tipo 2 depende de multitud de genes, cada uno de los cuales presenta variantes asociadas a un pequeño aumento de padecer la enfermedad.

Estas variantes génicas interactúan de forma compleja entre sí y con diversos factores ambientales, de tal modo que resulta extraordinariamente difícil poder determinar con precisión la contribución concreta de cada gen alterado a la aparición de la enfermedad.

Sólo cuando consigamos identificar todas las variantes génicas implicadas podremos entender mejor esta enfermedad.